Sus besos, su odio. (VI)

Cerró los ojos antes de tocar el techo y al abrirlos estaba en un mar inmenso. Él estaba justo en el centro de aquel mar. Se ahogaba, se le escapaban las últimas burbujas de oxígeno de su cuerpo, se apagaba en cada instante. Aceptaba su final una vez más, acabar con esto era su único pensamiento. El fin, el fin, el fin, el fin, el fin, el fin, …

Al volver a cerrar los ojos tocó un suelo imaginario, volvió a vestir un traje de gala y volvía a salir música de las gotas de agua unidas por el mar. Crescendo disimulado por las olas del océano, acordes non gratos en un jarro de cristal, cinco corcheas y una redonda bailando sin parar. Una sonrisa apareció en su cara, una sonrisa discreta, de esas que nacen sin saber por qué. Un cuatro por cuatro, tango marcado, binario, ardiente. Solo bailando con el mar, bailando por las cuerdas de los violines en los puentes, bailando en las infinitas gotas de agua que temblaban por el sonido.

Y entra en escena la amada, poseedora de odio, capaz de hundirle en la fosa más profunda. No hay palabras, sólo baile, no hay disculpas, sólo odio. Sin salirse del pentagrama pegan sus cuerpos y se disponen a bailar. Bailan danzas obscenas con ritmos profanos. Las piernas se entrelazan en un baile indecoroso, el sudor cae por sus pechos, las caderas bien unidas, guiados por lujuria y desenfreno. Le roza el cuello, ella se deja caer hacia atrás, le agarra, vuelta, vuelta, abrazo fugaz. Miradas frías centradas en el baile, una conversación silenciosa. Hablan de su odio, hablan del dolor, hablan del corazón robado, hablan con los movimientos que va dictando la batuta.

Ella con su rojo pasión, los labios pintados y la mirada penetrante. Roces en el cuerpo, amagos de besos, risas despiadadas, el baile más ardiente de los siete mares. Su odio llevado a una partitura, su desprecio hacia su compañero de baile. Se gritan sin voces, discuten con las piernas cruzadas, el muslo descubierto, el sudor más allá del vestido.

Él de negro y purpura, la mirada triste y los labios fríos. Sigue sus pasos como un perro, sólo quiere el aroma de su cuerpo, sólo quiere el amor que perdió. Su súplica llevada a una pentagrama, su amor hacia su compañera de baile. Le agarra de la cintura, le acerca y se aleja, se disculpa con un movimiento suave, la camisa abierta, el sudor más allá del ombligo.

Las lágrimas afloraron de ojos maquillados, las mejillas se mancharon de ríos negros, la música continuaba, dejando fluir agua en el agua. Lágrimas oscuras, lágrimas que perdonaban, lágrimas que subían en vez de bajar.

Gritó y paró, paró y gritó y todo el mundo se calló.

Silencio en el fondo del mar, uno en frente del otro, imagen repetida.

Una lagrima más, un perdón sin perdón.

Silencio de negra con puntillo.

Se acercan, se abrazan, se vuelven a amar. Todo vuelve a importar de nuevo, vuelve a querer huir de la sala, quiere volver a caer en su cama noche tras noche, quiere despertarse y tenerla ahí.

Todo es paz en el abrazo eterno.

Sin darse cuenta siempre estuvo ahí, la dama de blanco, observaba celosa, odiaba esas lagrimas de perdón, odiaba a la amada, odia este mar.

Se acercó con el vestido roto, como si los siglos hubieran pasado por esa tela, como si el tiempo se hubiera portado mal. Les separó, la empujó y cayó. Cayó al fondo del mar sin parar, a la infinita oscuridad que había debajo de sus pies en esta sala invisible que se mantenía en medio del mar. Intentó agarrarla desesperado pero no pudo.

La dama de blanco le abrazó y le susurró:

Tú eres mio.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s