Pasajes cortos del subterráneo II.

Visitar el mundo bajo la corteza para darse cuenta de algo de lo que no consigo darme cuenta, de algún matiz escondido de la vida que puede que los poetas experimentados, o los que van puestos de ácido encuentren.

Ver todas esas caras desconocidas que no me dicen nada, que simplemente entran y salen, salen y entran. Gente que se convierten en sombras en el momento exacto en el que entran en mi campo de visión. Pasajeros de mi mente abstracta que olvida todo lo que ve, olvida tos los rasgos, las narices, los ojos, las barbas, el maquillaje, las botas, las camisas.

Siempre por esa línea morada que me deja en mi casa y que me aburre de verla tanto y ser siempre tan igual, ni una curva diferente, ni un ruido, ni una pintada. Cambian los carteles que intentan venderme algo que no me interesa, que me gustaría ver convertidos en obras de arte espontáneas sin más.

Y esta vez sí hay voz que me avise de que he llegado.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s