Pasajes cortos del subterráneo III.

Te vi y al día siguiente te volví a ver, siempre en esa parada que recuerda a un país. Te miraba en los descuidos de tu mirada, ensoñaba lo que tú no soñabas. Te vi enfrente mía, a un lado, o en la otra punta del vagón.

Imaginando tu nombre al mezclar las manchas del suelo y los brillos que salen al frotarme los ojos, pensando en decirte algo un día, algo desconcertante para ver si tú tambien me veías.

Pasaron lo días viéndote y el transcurso de las estaciones hacia saltar mi curiosidad ¿Como serías? ¿Como serian tus miedos? ¿Y tus esperanzas? Le preguntaba a los carteles y a los reflejos por si sabían algo de ti… Pero no me contaron nada, eres tan desconocida para el metro como lo eres para mi.

Y pasaban los días y seguías ahí, alguna mirada me lanzaste y entre las sombras que entraban era la única que resplandecía y que se clavaba en mi mente.

Te vi

Y al día siguiente ya no estabas ahí.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s