El extraño sabor de boca que te deja el paso del tiempo.

He encontrado una foto de hace unos años, de cuando todavía querías mi compañía. Salgo yo, sales tú, detrás. Salgo yo con poca barba, con la cara más delgada y una mirada desafiante. Sales tú detrás riéndote, disfrutando del momento.

Que raro es el tiempo, como nos deteriora, como nos hace peores personas.

Intento olvidarte, lo intento, intento pensar que ya no soy nada para ti y que ya no eres nada para mi y quizás sea cierto, cierto en parte, en que yo ya no soy nada para ti. Me dueles, me hundo si encuentro algo tuyo, me paso los días tirado en la cama, intentando ser alegre, intentando buscar esa chispa que me caracterizaba… Siento que estoy muerto.

El tiempo me deja un sabor extraño en la boca, como de comida en mal estado, como de lágrimas amargas que nacen en mis ojos. Ya no soy persona, no me veo como tal, soy un espíritu en pena, muerto en vida.

Quemo los textos que te escribí, quemo tu amor en cada esquina que te bese, lo quemo, lo veo arder, veo las llamas que nacen de mi amor, pero nunca se consumen, siempre siguen ardiendo, siguen mostrando tu rostro, tu voz, tus labios. Siguen gritándome en suspiros que te amo, que te necesito a mi lado, que me destrozaste el corazón.

Ira envasada al vacío, ganas de gritarle al tiempo que se joda, que se vaya a la mierda, que me deje en paz, que no me recuerde a cada instante que se va como hiciste tú. Soy un loco en un tejado, soy un idiota vestido de importante, soy el desquiciado que rima sin rima y ríe al mirar tu foto, intentando volver a ser feliz.

He cogido una libreta y me he inventando mi historia, intentando sacarte de ella, intentando volver a ser yo, volver a mis trece y escribir canciones sobre el odio en mi infierno, escribir que vendo mi corazón a la primera que me preste un poco de atención, escribir notas musicales en la pared que me digan que ya puedo empezar a vivir una vida alocada.

Tal vez mañana le diga al tiempo que ya no existo, a ver si consigo engañarle.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s