Tiempo.

Fue en 1982, un año que empezó en viernes, cuando un señor norteamericano planteó una enfermedad mental nueva, una enfermedad del tiempo. Lo que destaca de este enfermedad es la obsesión del individuo por vivir todo de manera acelerada excusándose en que “no hay tiempo”. Como el conejo blanco que vio Alicia al entrar en su país de las maravillas, estas personas toman su conducta del miedo a llegar tarde a todo acontecimiento que ellos creen que deben conseguir.

Es la eterna lucha del hombre moderno contra el reloj.

Tal vez la cita de la película de 1949, erróneamente atribuida a James Dean, sea un buen preludio a esta enfermedad: Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver.

En realidad toda esta paranoia temporal surge del profundo instinto de controlarlo todo y no poder dominar algo tan importante para nosotros como es, en este caso, el tiempo.

A pesar de que ya nos contó Einstein que eso del tiempo era relativo.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s