En busca de un pedacito de cielo.

Todo empieza con una lágrima, ese es el comienzo de todo, una simple gota de agua salada que sale de nuestros lacrimales. Es la causa de tantas locuras, de tantos sin sentidos. Es a veces la causa del final de una vida, de, a veces, el empujón a ningún lado.

Un vaso de agua y un montón de pastillas, ese es el menú de la cena de un veinticuatro de diciembre. Tumbado en la cama, con el único traje que tienes y una nota de suicidio en la mesilla, un corto adiós, explicando tu partida y que una solitaria lágrima te ha llevado a buscar el paraíso, a buscar la tierra de los sueños.

Los párpados caen. Los párpados cierran el telón de una función mediocre.

Y al abrirse todo un nuevo mundo a explorar. Nubes, nubes y más nubes. Flotando como si estuvieras puesto hasta las cejas de ácido, volando como volaba el Nota por encima de Los Ángeles. Esto es mejor de lo que te habrías esperado nunca.

Se te olvidó poner en la nota que no lloraran por ti, que estabas en un sitio mejor, jodídamente mejor.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s