Te vas.

Desperté de un sueño profundo, empapado en sudor, con lagrimas en los ojos, como si supiera lo que había pasado. Mal estar en el cuerpo y recuerdos borrosos de un sueño horrible.

Me despejé y lo vi… Vi que en el colchón había más espacio del normal, que estaba solo en una cama que se me hacia enorme. Te llame, no respondías. Te llame más alto, no respondías. Me levante nervioso y fui a buscarte, no respondías. Lloré tu nombre y no respondías.

Me tiré al suelo, apoyado en la pared, cabizbajo.

No se cuanto tiempo pasó, el sol me dio en la cara y evaporó alguna de las lagrimas que quedaban en ella. Conseguí ponerme de pie y dar dos pasos. La casa se hacia enorme o yo me hacia pequeño, todo depende de la perspectiva, y daba pasos hacia atrás, a cada tres pasos susurraba tu nombre, algunas salía un gruñido fruto del dolor.

Entré en el cuarto y miré el armario y te vi, vi tu piel, tus pies, tu pelo, … No te llevaste nada, algo hizo que en tu cabeza todo se pusiera patas arriba y te fueras.

Cogí el teléfono y te llame, mil doscientas veintisiete, no lo cogías. Te envié mensajes, quinientos ochenta y uno, no los respondías.

Y el tiempo pasaba sin yo ver que se moviera la aguja del reloj que marca los segundos, era como que mi vida se hubiera acabado y ya no existiera el tiempo, aunque para Einstein nunca lo hizo.

Pasó un día hasta que encontré una nota, de esas rosas que pegabas en la nevera cuando faltaban huevos o leche, o cuando me dejabas un recado. En la nota rosa no había palabras, no había oraciones, ni siquiera un intento de escritura. Había una cara triste y ya está.

¿Estaba tu cara triste o quizás fuera un recordatorio de como tenia que sentirme? Por si por algún casual mi mente no supiera reaccionar.

Te habías ido y sólo dejaste una cara triste en una nota rosa.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s