Falsas promesas escritas en un papel, mentiras creadas para ti, para mi, para nosotros. El título vacío para remarcar la poca importancia de unas palabras que no deberían impregnar el papel, que no deberían ocupar el espacio que podría ocupar una carta de amor, de perdón o de suicidio, pero lo ocupa. Una sarta de mentiras meticulosamente alineadas para parecer arte, para hacer suspirar a alguien. Mentiras de un mentiroso para otro mentiroso. Continúa leyendo

Anuncios

Ojos verdes.

Otra noche viendo como se escapa un precioso recuerdo disfrazado de mariposa, otra noche viendo como la luna se alza en busca de algo que los mortales no podemos entender. La suave brisa que acurruca a las nubes, el leve tintineo de un libro a medio acabar. Hoy no voy a dormir, hoy no quiero dormir, esta noche quiero idealizar tus ojos verdes una vez más, quiero susurrarte sentimientos y que te lleguen en forma de pensamientos, esta noche quiero un café solos tú y yo, quiero pensar en que formo parte de tus sueños, quiero y nada más. Continúa leyendo Ojos verdes.

Caladas y cervezas.

Sentados en cualquier banco de cualquier parque, cervezas y cigarros llenan nuestras manos, conversaciones sobre el mundo y el universo llenan nuestras bocas, recordando aquel capítulo de Los Simpsons que resume la conversación en una escena, dialogando distendídamente de cosas que, al fin y al cabo, se escapan de nuestras manos. Continúa leyendo Caladas y cervezas.

Las cosas que dice mi ordenador.

Me he comprado una nave espacial para surcar el más allá y encontrar un conjunto de estrellas digno de tu sonrisa. He viajado al final del sistema solar y me he ido del cúmulo local. Me entristece decir adiós y no encontrarle solución a todas la preguntas que dejo atrás. Mi ordenador contiene la razón que me falta cuando surco el mar de estrellas, de planetas y asteroides. Mi ordenador me dice de parar a repostar en la gasolinera inventada por algún ser de ciencia ficción. De esas películas que tú odiabas, yo amaba y el gato evitaba, tapándose los ojos con su rabo, haciéndose el dormido en las esquinas de mi nave sideral. Continúa leyendo Las cosas que dice mi ordenador.

Alegrías en las despedidas.

Te vas, me voy, nos vamos, huyendo hacia sueños incomprensibles para nuestros padres, cogiendo cincuenta y tres trenes para llenar al destino más lejano que escribimos en el mapa. No hay nada en lo que no crea cuando te miro a los ojos, cuando observo los grises reflejos que provocan mi alma, cuando sé que todo va a salir bien porque tú estás a mi lado. Continúa leyendo Alegrías en las despedidas.

Conversación viendo la curvatura de la Tierra.

Tú y yo, vino y unas velas, la luna sonrosada por el sol. Tú y yo, una mirada y una sonrisa. Una página inacabada basada en el reflejo de la curvatura de la tierra en tus ojos, que me hunde, que me enamora. Y la carta de suicidio sigue en mi mesilla, intentando ser encontrada, mostrada ante tus lágrimas. Continúa leyendo Conversación viendo la curvatura de la Tierra.

Año nuevo.

Se acaban los días, se acaban las horas, se muere el año que empezó un uno de enero y jamás volverá para redimirme de mis fechorías, de todas las cosas que hice mal, de todo aquello que llevo doce meses esperando solucionar, esperando a que cuando me despierte nada haya pasado. Suenan próximas las campanadas, casi buscándome para darme caza y hacer que mi latido exhale su último suspiro. No te asustes si me escuchas llorar en la noche, no te asustes si sientes que mi pecho se rompe, es así todas las madrugadas infestadas de dolores y remordimientos, es lo que me queda de algo que no quiero recordar. Continúa leyendo Año nuevo.