Año viejo.

Se acaban los días, se acaban las horas, se muere el año que empezó un uno de enero y jamás volverá para redimirme de mis fechorías, de todas las cosas que hice mal, de todo aquello que llevo doce meses esperando solucionar, esperando a que cuando me despierte nada haya pasado. Suenan próximas las campanadas, casi buscándome para darme caza y hacer que mi latido exhale su último suspiro. No te asustes si me escuchas llorar en la noche, no te asustes si sientes que mi pecho se rompe, es así todas las madrugadas infestadas de dolores y remordimientos, es lo que me queda de algo que no quiero recordar.

Queda poco para el final y yo sigo con una copa de champán de la que no bebo, mirando una televisión que me obliga a estar alegre, yo no quiero estar alegre, yo no puedo estar alegre. Las sonrisas tapadas por otras sonrisas, el nerviosismo de los familiares que quieren otro año más, esperando que este sea el bueno, este sea en el que se acaben todos sus problemas y no se añada ninguno más. Es mejor no romper las ilusiones, es mejor quedarse reclinado sobre los codos y esperar a que el reloj marque el comienzo… O el final.

Una campanada, una uva.

Risas ahogadas por meterse tantas uvas en la boca, felicidades consumadas por seguir otro año aquí, poder ser participes de más de trescientos días juntos o separados. Yo no opino, no comento, no celebro, no quiero ni levantarme, quiero quedarme aquí a hacerme viejo, a ver si la gente se olvida de mi y consigo estar condenado al fracaso.

Sólo quedan dos campanadas más.

El tiempo pasa muy lento, las lágrimas se ahogan dentro, la primavera amenaza al invierno, mi alegría se escapa rápido. Voy a brindar por ningún año más, voy a celebrar el principio del final de los tiempos, voy a asegurar que la existencia se acaba y que yo, al fin, me he conseguido quedar feliz.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s