Cuerdas rotas, amplificadores por el suelo y púas perdidas.

El fino hilo de incienso que baila al son de la música, los altavoces hacen que el pecho se llene de esa curiosa sensación, de cada golpe que da el bombo, de esos ritmos de bajo que tanto me gustan. Ensayar canciones de otros por miedo a que las mías no funcionen, no se ajusten al compás, empezar a imaginar y sentirse rodeado de gente, rodeado de personas que gritan me nombre, que me reclaman. En eso pienso mientras ensayo, mientras salen de la guitarra o del bajo notas desafinadas mezcladas con algo de distorsión ¿Y qué más da? Continúa leyendo Cuerdas rotas, amplificadores por el suelo y púas perdidas.

Y nunca pasó nada.

Nos encontramos en un punto subliminal del camino, nos encontramos perdidos en el fondo del mar. Alzaste tu mirada al ver como escapaba una burbuja de tus labios y sin cambiar el gesto te despediste de ella, como si fuera un alma que se va al infierno. Continúa leyendo Y nunca pasó nada.