Cuerdas rotas, amplificadores por el suelo y púas perdidas.

El fino hilo de incienso que baila al son de la música, los altavoces hacen que el pecho se llene de esa curiosa sensación, de cada golpe que da el bombo, de esos ritmos de bajo que tanto me gustan. Ensayar canciones de otros por miedo a que las mías no funcionen, no se ajusten al compás, empezar a imaginar y sentirse rodeado de gente, rodeado de personas que gritan me nombre, que me reclaman. En eso pienso mientras ensayo, mientras salen de la guitarra o del bajo notas desafinadas mezcladas con algo de distorsión ¿Y qué más da?

Cuentan historias a través de las notas acompasadas, de los ritmos pegadizos o de chirridos invocados por la primera cuerda de una guitarra afinada en re. Son, algunas, canciones con sentido escondido en un mar de locuras, oculto en lo más profundo de una avalancha de sonidos mágicos que a veces te mecen, a veces te gritan.

Sigue el incienso bailando al son, a cualquier son, sigue ondulando su forma con corcheas o negras, sigue disfrutando de cualquier grupo, de cualquier banda. Sigue siendo libre de bailar hasta desvanecerse de la vista humana, sigue el incienso queriendo ser sonido, sigue el incienso queriendo rozar el sol.

Algunas notas imperceptibles, quizás un comienzo con theremín o un sintetizador que suene espacial, un crecendo, un je ne sais quoi que te invita a saltar, que el incienso quiere disfrutar. Es simplemente eso lo que le hace vibrar, los agudos y los graves, los sentimientos comprimidos en tres minutos y medio, es eso lo que le hace vibrar mientras su vida se acorta, mientras el fuego le mata, es lo único que quiere, es lo único que necesita.

Sólo necesita que durante su corta vida algo le emocione, algo le arranque a bailar, que sea una vida especial.

Anuncios

Publicado por

vibilefleu

«Confío siempre ganarme la vida con mi arte sin tener que desviarme nunca de mis principios ni el grueso de un cabello, sin traicionar mi conciencia ni un solo instante, sin pintar si quiera lo que pueda abarcarse con una mano solo por darle gusto alguien o por vender con más facilidad.» -Gustave Coubert.

One thought on “Cuerdas rotas, amplificadores por el suelo y púas perdidas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s