Pasajes cortos del subterráneo III.

Te vi y al día siguiente te volví a ver, siempre en esa parada que recuerda a un país. Te miraba en los descuidos de tu mirada, ensoñaba lo que tú no soñabas. Te vi enfrente mía, a un lado, o en la otra punta del vagón. Continúa leyendo Pasajes cortos del subterráneo III.

Pasajes cortos del subterráneo II.

Visitar el mundo bajo la corteza para darse cuenta de algo de lo que no consigo darme cuenta, de algún matiz escondido de la vida que puede que los poetas experimentados, o los que van puestos de ácido encuentren. Continúa leyendo Pasajes cortos del subterráneo II.

Pasajes cortos del subterráneo I.

Vagando con el rumbo escrito en un cartel por los túneles rechinantes por donde pasan los trenes ya cansado de tanto camino, mirando a una oscuridad que viene y va, que se acaba en cada estación y vuelve en el camino a la siguiente. Así se pasan los minutos, en un vagón vacío a infinitas paradas del destino fijado, así se agotan las gotas que caen en el vaso que nos acerca al final, sin poder hacer más que contemplar ventanas teñidas de azabache y de alguna otra manera poética de llamar al negro.
Continúa leyendo Pasajes cortos del subterráneo I.