La dama de blanco. (I)

Se levantó en una sala sin salidas, una sala que parecía llevar siglos bajo el mar, mohosa, carcomida, destrozada. Se levantó sin mirar nada, sin ni siquiera preguntarse la razón. Se miró las manos, pálidas, esqueléticas. De píe sin la posibilidad de dar un paso, sin la posibilidad de entonar una palabra, reflexionó qué reflexionar ¿Era el fin? ¿Todo se había acabado para él?

¿Por qué? Continúa leyendo La dama de blanco. (I)

Anuncios

Borrachos, odiados y enamorados.

Publicado en “El Secreto de LeFleu“ el 11.5.11.

No creo que los duros gritos que nos lanzamos de noche espanten a los murciélagos sordos de mi azotea. No creo que el humo de nuestro cigarrillo cree nubes de tormenta, pero por si acaso lame tu cigarrillo y entonces bésame, bésame cuando tus ojos no me conozca, cuando tu mente no quiera besarme. Continúa leyendo Borrachos, odiados y enamorados.